junio 03, 2009

El Sueño del Esquimal #251, jueves 4 de junio.

Alicaidos e incontenibles. Hawái y el Esquimal se complacen en presentar:



Bill Callahan
Sometimes I Wish We Were An Eagle

drag city, 2009.

Comencé a indagar en cosas ordinarias. Cuanto de un árbol se dobla en el viento. Comencé a contar la historia sin conocer el final. Solía ser una persona oscura, luego me iluminé, luego volví a ser oscuro. Estas palabras no me pertenecen, aunque bien podrían serlo. Bien podrían ser de cualquiera. Pero no. Aquellas son las palabras con las que comienza el último trabajo de Bill Callahan, el segundo a su nombre luego de una vida (o casi) editando como Smog. Sin embargo, sin importar que nombre aparezca en la portada, todos ellos están unidos por un mismo hilo, y este por cierto que también lo hace. Curiosamente, ese hombre oscuro del que hablaba no parece serlo ya más, al menos no en este disco. Es solo que hay ciertas cosas que no pueden no ser vistas ni dejar de ser dichas.

“Sometimes I Wish We Were An Eagle”, editado en abril de este año, fue grabado por John Congleton en agosto pasado con los músicos que últimamente lo han acompañado en vivo: Luis Martinez en batería y Jaime Zuverza en guitarra (con su estilo “unmacho”), además de Bobby Weaver en bajo, amigo de John. Luego de su gira por Norteamérica y Sudamérica (Chile incluido) volvió para añadir los arreglos que había hecho Brian Beattie: violines y cornos franceses. Dichos preciosos arreglos, cuando más destacan, más hacen destacar las canciones. Les otorgan un poder especial a las ya de por sí especiales composiciones. De alguna particular y mágica manera las vuelven más clásicas y atemporales, más aún si se puede. Y este es un lugar, el clasicismo, al que Bill Callahan ha llegado hace ya un tiempo, y tengo la idea que no quiere abandonar. Pareciera ser que la mejor forma de renovar la canción –norteamericana en este caso– sea ir a los orígenes: el folk, el country, el blues. Puede verse como una contradicción, pero no lo es: el mejor camino para avanzar es dar un paso atrás. Y esta dirección escogida se manifiesta tanto en la música (apreciación particular: nada más bello, tal vez por simple y, otra vez, clásico, que el sonido de las cuerdas de nylon expandirse en una vieja caja de madera) como en las letras. Las canciones van dedicadas a muchas cosas, pero hay ciertas palabras que se repiten. Antes era el río, ahora son las aves. Una de ellas ya desde el título, “Too Many Birds” (“Un último pájaro negro sin un lugar donde estar da vueltas con la esperanza de encontrar el último lugar donde sabe que descansó… Si tan solo pudieras parar tu latido por un solo latido” ¿Serán estas palabras de resignación ante la perdida de algo, un lugar?). También hay definiciones-descripciones del amor (“El amor es el rey de las bestias, y cuando se vuelve hambriento debe matar para comer. Sí, el amor es el rey de las bestias, un león bajando a las calles de la ciudad” en “Eid Ma Clack Shaw”), hermosas frases a un amigo, aquellas que muchos sentimos pero por desgracia no siempre decimos (“No estoy diciendo que seamos cortados del mismo árbol, pero al igual que dos piezas de una misma horca, la columna y la viga, compartimos un sueño en común, destruir lo que dañará a otros hombres. Mi amigo. Miro alrededor. No esta escrito. Así que te diré, siempre te amaré, mi amigo” en “My Friend”), otras a su amada, ya saben quien es (“Una feroz fuerza la arrancó de donde ella solía estar. La atrapé y acaricié el largo de su cabello. Una tierna rama de sauce flotando en mí” en “Rococo Zephyr”)…

Como dice en la hoja de prensa de Drag City, ‘“Sometimes I Wish We Were An Eagle” es acerca de cuan bello puede ser un disco en el 2009. Cierto, es muy pronto, pero espera oír este”. Sí, es cierto, es demasiado pronto. Pero no es necesario pensar tan comparativamente. Basta con saber que Bill Callahan ha entregado nueve nuevas canciones a las que aferrarse, y que te atraparán por un buen tiempo. Por último, más palabras que no me pertenecen, pero bien podrían: en caso que las cosas se pongan mal y no regrese, recuerda las cosas buenas que he hecho.







Alva Noto * Ryuichi Sakamoto With Ensemble Modern
Utp_

raster-noton, 2009.

Quinto asalto en esta travesía que hace ya siete años iniciaron los músicos Carsten Nicolai (Alva Noto) y Ryuichi Sakamoto, travesía que para muchos tuvo su clímax en su disco ampliamente reconocido “Insen” (raster-noton, 2005), siempre con un pie en la modernidad y otro en la tradición. En todos y cada uno de ellos, la simbiosis que se produjo entre, por un lado, el piano del japonés y, por el otro, el laptop del alemán era y sigue siendo –sus discos no en envejecen, sino que muy por el contrario, ganan peso con los años– simplemente perfecta.

“Utp_”, su último encuentro, consiste en un DVD –segundo que publican, el que se halla precedido por “Insen Live” (raster-noton, 2006)– de una presentación en vivo, junto con un documental que muestra su génesis y desarrollo, más un CD de audio de la misma. En efecto, y con ocasión del aniversario número 400 de la ciudad de Mannheim, ambos músicos fueron invitados para desarrollar una pieza y a exhibirla en vivo, en conjunto con el Ensemble Modern. El concepto tras “Utp_” –termino derivado de utopía– esta inspirado en “la estructura rasterizada de Mannheim, construida como una ciudad ideal en el siglo XXVII, además de una referencia a su historia musical”. No hace falta conocer dicha urbe para que, apenas comienza a sonar el CD, sentirse envuelto por sus atmósferas. Como dije antes, para esta ocasión no se encuentran solos, pues está el Ensemble Modern detrás, pero su presencia no es muy fuerte ni notoria, salvo en el track inicial “A A Attack / B B Transition”. Pero con lo de notoria no me refiero a que no se oigan, sino que simplemente esto significa que no destacan por el resto, pero tampoco que se ocultan. En el fondo se acoplan dentro del sonido habitual de Nicolai y Sakamoto. Es más, en una ocasión (“L L, K p K p K Plateaux 1”) generan un clima parecido, esta vez sus instrumentos “reales”, al que Alva Noto logro llegar en su “Xerrox Vol. 1” (raster-noton, 2007). En el resto de los tracks hay piezas típicas de la dupla intercontinental, como “H H, J Broken Line 1” y “P, Q Broken Line 2”, aunque la combinación acá sea laptop + piano + cuerdas. También encontrarán espacio para los silencios (el viaje de “L L, K p K p K Plateaux 1” a “L L, M M Silence”): recordar que acá es tanto o más importante lo que se oye –aquello de las “líneas ocultas”– como lo que sí se logra percibir. Para terminar esta “utopía auditiva”, “R R, S S, T p T p T Plateaux 2 / U U”, también en la onda “Xerrox”: ruido blanco, extático en su tramo inicial, estático en su final, loops en desintegración, belleza dentro de un caos sistematizado.

“Utp_ ” es otra forma de abordar y de internarse dentro de este universo propio que se han creado estos dos creadores contemporáneos, ahora con invitados, un universo lleno de espacios blancos y todos sus matices, silencios, pianos sutiles, crepitaciones digitales, etc. En definitiva, una forma especial de belleza, demasiado irreal, pero necesaria.

---por el joven Hawái.







SCANNER
Rockets, Unto The Edges Of Edges
binemusic, 2009.

Trabajador incansable, Robin Rimbaud aka Scanner, viene desarrollando desde comienzos de los 90s' una trayectoria destacada dirigida hacia la experimentación sonora y visual, ha viajado a través del mundo captando imágenes y recopilando grabaciones, adaptando todo esto a su imaginario estilístico amplio, música electrónica explorativa que ha dejado plasmada en sellos de culto como Sub Rosa, Earache, Touch, etc.
Por eso que conforta escuchar "Rockets, Unto the Edges of Edges" y sentir de vuelta esa marea de sonidos unidos a conversaciones telefónicas, ritmos industriales, atmósferas luminosas y aparataje robótico minimal. El inglés se ha sacado de la manga un disco héterogeneo e inductivo, queda manifestado el tiempo y la experiencia, acá encontramos IDM, Dub, Ambient, Dance, Techno marciano y grabaciones de campo.
El tema que abre el disco, "Sans Soleil" sorprende con una guitarra atardecida tocada especialmente para la ocasión por el Señor Michael Gira, el ambiente es terminal casi fúnebre, luego aparece la voz del mismísimo Scanner cerrando el círculo con un tarareo que se despide en la niebla, un comienzo extraño, pero muy bien logrado.
En "Pietas llulia" las grabaciones intervenidas abren la puerta hacia un espacio maquinal intoxicante, desarrollo prolongado que nos lleva por elevasiones de electrónica abstracta para rematar desenfocándonos con una guerrilla de samples y beats atormentados e industriosos, belleza y crudeza envueltas en celofán plateado.
A esta altura no parece extraño el arrebato de estos últimos años del Señor Rimbaud y su participación como bajista en el proyecto Githead, junto a Colin Newman (Wire) y Malka Spigel (Minimal Compact), amigos y vecinos que quisieron oradar el ruido hasta su máximo punto.
Volviendo a "Rockets...", nos encontramos con una verdadera joya, la espectral "Anna Livia Plurabelle", con la colaboración de la voz soprano de Patricia Rosario, una triste envoltura de piano y sintetizador que llega al alma por su profundidad y distancia. Unida a esta letanía aparece el dub electrónico de "Broken Faultline", minucioso y limpio se muestra el sonido de Scanner en este trazo, vuelven a aparecer en el recuerdo sus trabajos experimentales para Sub Rosa en los 90s', viaje y recolección de distintos aspectos que entregan las ciudades y sus habitantes, el arte que se sostiene en cada rincón se hace notar también en "Yellow Plains Under White Hot Blue Sky" , 10 minutos de furiosa urbanidad, descontrolado paraje robótico creado por Scanner, que toma conversaciones cinemáticas y las sumerge en un temporal de ritmos metálicos y minimales, de vez en cuando se siente una suave brisa, pero el centro se quema en un infierno de máquinas.
Se nota su trabajo con bandas sonoras y visuales, todo este conjunto de piezas sonoras pudieron haber sido parte de un film extraño e imaginario, esos que no sabemos bien cuando comienzan o terminan, pero que sólo por su díscola esencia han atrapado nuestra movediza atención.






LA BIEN QUERIDA
Romancero
elefant records, 2009.

De cuando en cuando el pop español entrega tesoros exquisitos, que aunque luchemos por no caer sedados, logran estremecer por su frescura y buena parte de realidad.
Si es díficil olvidar algunos discos de Los Planetas y Sr.Chinarro que hablaron de ilusión, desamor y fatalidad, creo que "Romancero" podría entrar directo en esa sensibilidad angustiante.
La Bien Querida es la pintora madrileña Ana Fernández Villaverde, de repente la chica agarró una guitarra y ya no hay quién la pare de crear canciones simples y dulces, que cuentan con unas letras sin filtro que han acaparado elogios y estupor, bien dicho, atrevida y con una voz ultra clara y sincera, dispara dardos a las relaciones y a los hombres que se han aparecido por las tardes.
Flashes de la vida misma, tuya, mía, en España o en Chile, haber partamos con "Ya No", el tema que abre el disco, "... amor, eso digo yo, eso dices tú, pero no lo veo, me voy, esto es lo mejor, no pidas perdón que no me lo creo", nos canta descarada, envuelta por la calidez de una guitarra inspirada, acercándose a The Smiths, Le Mans y The Sundays.
Apoyada por la producción de David Rodríguez (Beef) y la colaboración de varios músicos, la voz que se hiciera conocida con su maqueta 2008 y con los coros que puso para el disco "Ronroneando" (2008) de Sr.Chinarro, se hace fuerte mientras comenzamos a avanzar en su debut en largo, en este 'romancero' de venenos, haber ahora desojemos "Corpus Christi", "... pero yo no vuelvo, ni tampoco miento, si se me olvida algo, te digo que te quiero", imposible no sentirse tocado.
En "A.D.N." su voz es acompañada por la de Joe Crepúsculo y ahora se desprende un arrullo, " ... estoy cansada de dar vueltas y vueltas por la nada, cansada de mis decisiones que no acaban en nada, si lo único que me interesa es verte sonreír", para que aproblemarse por estupideces no cierto?.
Pero somos unos simples mortales y es fácil caer, "El Zoo Absoluto" es otro tema a mencionar por su flagrante realidad agazapada, " ... anda véte, véte ya de mi mente, la misma historia de siempre, mejor que ni te me acerques, que no quiero comprenderte, te recuerdo que eres tú el que siempre miente".
Desde España y con amor, La Bien Querida nos entrega un disco que quizás a la primera pueda parecer adolescente, pero que al final se agradece por su lucidez y sinceridad.
Antonio Luque y J deben sentirse orgullosos, ya tienen el relevo necesario y no se acaba la fiesta.






---ACTIVIDAD PARANORMAL-----




ALEJANDRO PAZ
Cinco Pedazos
jacobino, 2009.

Una luminaria intermitente que se quedó prendida acompaña el retorno del viajante, la pantalla del ordenador empañada por el frío descomunal de este invierno 2009 y Alejandro Paz entrega, luego de Genéricos, su nombre a estos 'cinco pedazos' de orfebrería electrónica marcial, el sonido sintético acaricia con sus bordes resplandecientes, fisuras de un tiempo lento que regresa por tí, encierro y complicidad, los grandes adoquines silentes que moran en el pozo subterráneo de la electrónica nacional, como mantenerse en paz junto a "Lamento" por ejemplo, desgarbado, miel pura y santa de un trayecto imperfecto, desde donde sobresale la genialidad del músico adormeciendo los sentidos hasta robárselos por un momento, belleza descompuesta y a la luz, estando ahí como un cuerpo sin nombre, el hombre y la máquina dispuestos junto al sol, unidos como en "De La Tierra Al Fuego", recuerdo varios nombres ahora, Orbital, Plan-V, Arteknia, Shogun en sus fases instrumentales, hay algo que me recuerda a Chile, a ese atajo interminable, a ese racimo de luz perpetuo.
Minimal Technology, pero super bien utilizada.


----por el esquimal.



Recuerda sintonizar la mensajería maldita, hoy jueves 4 de junio, desde las 21 hrs, por Radio Placeres, 87. 7 fm, desde Valparaíso y on-line por acá.











1 comentario:

hawai dijo...

bien me parece que haya.
de todos modos, if you need some help, solo diganlo, par de dispersos.

best, p.